twitteryoutubeflickrrss

Las tres ideas de Sarmiento sobre la minería

Algunas personas recuerdan que en sus libros escolares aparecía una ilustración de Domingo Faustino Sarmiento con un casco de minero.

La imagen no es casual pero quizás la faceta del gran sanjuanino como fanático de la minería no es la más conocida de sus múltiples ocupaciones.

El Sarmiento escritor, educador, político y estadista opaca un poco al Sarmiento minero.

Pero casi toda su trayectoria corrió paralela a su fervor por esta actividad, como motor de desarrollo de las zonas más olvidadas de Argentina.

Fervor minero

Ese fervor minero puede resumirse a partir de un artículo publicado el 1º de marzo de 1842.

Por entonces, Sarmiento se encontraba en su segundo exilio en Chile.

Allí asistía al resurgimiento de la actividad minera en el sector norteño.

En su función de periodista comentó ese renacimiento a través de diversos artículos aparecidos en diarios como El Nacional, El Mercurio y El Progreso.

En su nota de 1842, este gran impulsor de ideas renovadoras sintetizó en tres puntos las ideas-fuerza que guiarían su pensamiento y su acción.

Balanza favorable

1. Si bien Chile no poseía ventajas en cuanto a extensión territorial, posibilidades de aprovechamiento agrícola y clima, todo esto se compensaba con las riquezas minerales que poblaban sus numerosos cerros. Ese aprovechamiento de los recursos disponibles le permitía al país trasandino obtener un salvo favorable en el comercio exterior. Y lo explica así Sarmiento: “La naturaleza dio a Chile profusión de montañas, ricos depósitos metálicos, que diesen vida, ocupación y riqueza a sus habitantes”. Subraya luego: “Las minas están llamadas a ejercer en la riqueza de Chile la más grande influencia, dan al comercio la más gruesa suma en la balanza, entre la importación y la exportación de productos”.

Un feliz encuentro

2. La minería generaba un feliz encuentro entre los capitales, la ciencia y el arte. En palabras de Sarmiento: “La maquinaria, desconocida en el país ha tenido en los trabajos que la elaboración de los metales requiere, una extensa e importante aplicación. Aparatos que facilitan y abrevian el trabajo, procedimiento químicos aplicados a la operación de desprender el metal de las partes terrosas que lo acompañan, todo ha sido puesto en práctica para la simplificación de las operaciones; con ventaja de la industria, economía de trabajo y capitales, y adquisición y acrecentamiento de la ciencia. Los capitales, el arte y la ciencia se darán la mano, siempre que los resultados correspondan a los intereses que el empresario compromete. El gobierno nada tiene que ver en esto”.

Una misión vital

3. La misión de los gobernantes y los legisladores era la de allanar los impedimentos que se presentaban en el desarrollo de la industria. En sus palabras: “El gobierno, y, como parte de él el legislador, deben proveerla de aquellos medios que el interés particular no es capaz de proporcionar, y esta es la misión del poder que rige sus destinos. El gobierno le favorece con leyes orgánicas que hagan fácil la producción”.

Con su estilo sintético y pragmático, el sanjuanino se anticipaba así a los beneficios de la minería podría traerle a su país, y a lo que era imprescindible hacer para que esas fuentes da abundancia, enterradas, salieran a la superficie.

Un anticipo más

Y ahora que se discute la conveniencia o no de la minería a cielo abierto, cabe apuntar esta última frase del ex presidente argentino: “¡Santo Dios, el fabuloso Dorado viene a realizarse a nuestra vista! Diez pesos por carga de tierra, donde se pueden extraer millones de millones de cargas, y lo que es más, ¡sin perjudicar a la agricultura, ni a las poblaciones, ni a los pastos, ni excavar la tierra a grandes profundidades”.

El Sarmiento minero ha vuelto a ser, una vez más, tan actual como lo fue en su tiempo.

Fuentes:

. “Sarmiento y la minería”, en

http://www.sarmiento.org.ar/conf_gomezcent.htm

. “Sarmiento minero”, en

http://bibliotecasarmiento.org/2008/06/08/sarmiento-minero/

. “Sarmiento minero y el sueño que no pudo ser”, en

http://www.fundacionbataller.org.ar/nuestra_historia/paginas/sarmiento.php

Written by Veronica