Empleo en Minera Alumbrera

En 2015, 1.953 argentinos trabajaron de manera directa en Bajo de la Alumbrera, 1.252 personas (64%) en relación de dependencia y 701 (36%) pertenecen a empresas contratistas que desempeñan actividades en el yacimiento.

Durante ese período las operaciones tuvieron lugar en un contexto caracterizado por la proximidad del fin de la vida útil del yacimiento y la consiguiente disminución del nivel de actividad.
A pesar de los cambios en el empleo del proyecto –vinculados a esta etapa final del ciclo de vida- la cantidad de empleados continua siendo superior a la de los años iniciales. En 2015 el empleo fue 70% más alto que en 1998.

El multiplicador de empleo a nivel nacional se ubica en 74,4. Esto incluye el impacto en el empleo de la demanda de insumos y servicios de Minera Alumbrera y los efectos multiplicadores en los sucesivos eslabonamientos productivos, como así también los efectos de otros flujos de ingresos que el proyecto implica en la economía argentina (gastos de los salarios de los empleados y el gasto público que es posible gracias a los ingresos fiscales generados).

La empresa ha promovido sostenidamente la incorporación de trabajadores locales, aumentando a lo largo de la vida del proyecto la participación de empleados oriundos de Catamarca.

A pesar de que se registró una disminución de trabajadores en 2015, la participación de empleados catamarqueños ha aumentado a lo largo de la vida del proyecto. En 2002 34% de la planta de empleados pertenecía a esta provincia, mientras que en 2015 la participación supera a mitad, alcanzando 52% del total (654 trabajadores).

Como resultado de las acciones de promoción del empleo local, en 2015 se registra nuevamente un crecimiento en términos relativos de la participación de trabajadores del API en Minera Alumbrera.

Si bien la distribución de empleados de MineraAlumbrera entre los tres departamentos tiene una relación aproximadamente proporcional a la distribución de la población total en esas jurisdicciones, este año se observa un crecimiento relativo de la participación de los trabajadores de Andalgalá. Entre las tres comunidades del API, Santa María, Belén, Andalgalá,  suman 489 empleados.

En otras palabras, cada 100 empleados de Minera Alumbrera, 52 son de Catamarca.

Entre las metas vinculadas a la finalización de la vida útil del proyecto, la mejora de la empleabilidad de los recursos humanos es una prioridad. Por ello, en 2015 se dictaron 2.071 cursos que sumaron 118.182 horas de capacitación para lo cual se invirtieron $2,7 millones.
Luego del éxito del Programa de Finalización del Secundario, en el que 108 empleados obtuvieron el título secundario, en 2012 se iniciaron dos carreras terciarias que se enmarcan dentro del Plan de Cierre de Mina: Tecnicatura Superior en Gastronomía y la Tecnicatura Universitaria en Minas.

Ambas carreras se cursaron en la mina y se llevaron a cabo fuera del horario de trabajo. Durante cinco días a la semana los trabajadores dedicaron dos horas al estudio luego de la finalización de la jornada laboral.

En abril de 2016 se recibieron 54 empleados en la Tecnicatura Superior en Gastronomía, mientras que en noviembre del mismo año 48 empleados culminaron los estudios obteniendo el título de Técnico Universitario en Minas.

Para el dictado de ambas tecnicaturas Minera Alumbrera invirtió $1,5 millones.
El crecimiento de una empresa está asociado a las habilidades y competencias de su capital humano. Por eso, MineraAlumbrera brinda herramientas de capacitación a todos los trabajadores como uno de los pilares de nuestra estrategia de desarrollo.
Minera Alumbrera espera contribuir de este modo a mejorar las condiciones de empleabilidad de los habitantes de las zonas de influencia directa de la operación.

La gestión de Recursos Humanos se encuentra orientada al desarrollo de las personas mediante capacitación permanente, brindando oportunidades de crecimiento, logar trabajar en equipo, remuneraciones competitivas y un ambiente de trabajo seguro y saludable.

Buscamos ser reconocidos como una empresa de minería líder y atractiva para incorporar y retener talentos con potencial.

48 empleados de Minera Alumbrera completaron la Tecnicatura Universitaria en Mina

En Minera Alumbrera celebramos la colación de grado de la Tecnicatura Universitaria en Mina de 48 empleados. Mediante un convenio con la Universidad Nacional de Catamarca, los trabajadores cursaron la carrera a 2.600 metros de altura durante 3 años.

Todos los alumnos recibidos son oriundos de la región NOA. Entre los 17 catamarqueños, 13 pertenecen a Andalgalá, Belén y Santa María, mientras que 4 son de la capital.

Otros 14 estudiantes finalizarán la tecnicatura durante 2016 luego de rendir los exámenes pendientes para obtener su título.

La formación de profesionales locales es uno de los objetivos estratégicos de desarrollo de largo plazo de Minera Alumbrera, a través de programas de capacitación. Entre las metas vinculadas al Plan de Cierre de mina, como consecuencia de la finalización de la vida útil del proyecto, la mejora de la empleabilidad de los recursos humanos es una prioridad.

“Felicitamos a los egresados por el esfuerzo realizado a lo largo de estos años. Nos enorgullece poder brindar nuevas oportunidades de capacitación a los trabajadores que no han tenido el tiempo o los recursos necesarios para dar un salto de calidad, mejorar su empleabilidad y estar más preparados para el futuro”, concluyó Luis Torres, gerente de Recursos Humanos de Minera Alumbrera.

Luego del éxito del Programa de Culminación del Secundario, en el que 108 empleados obtuvieron el título del ciclo secundario, en 2012 se iniciaron dos carreras terciarias. Concebidas en el marco del Plan de Cierre de Mina, la selección estuvo a cargo de los propios trabajadores, quienes valoraron la oportunidad de preparase para su salida laboral.

La otra carrera elegida fue la Tecnicatura Superior en Gastronomía, que se dictó mediante un convenio con el Ministerio de Educación de Tucumán. En abril de 2016 se recibieron 54 empleados, quienes cursaron en las mismas condiciones.

«La experiencia del terciario fue algo maravilloso. Comenzamos primer año con la duda de entrar o no porque era muy sacrificado estar trabajando y tener que estudiar después de doce horas de trabajo. Lo que me motivó fue el primer parcial que aprobé (matemáticas). De ahí en adelante, no paré. Mucho esfuerzo, sobre todo en primer año y parte de segundo año. Después las materias que venían eran un poco más adaptadas a lo que uno estaba viendo en el propio trabajo. Fue una experiencia muy distinta, muy buena. Nos satisface y nos enorgullece.
Esto es algo muy positivo. La empresa nos dio la oportunidad y nos abrió puertas a otros lugares. Es un logro personal. Es una alegría para el alma poder tener un título universitario. Me siento orgulloso por lo que nos brindó la empresa y por lo que pudimos alcanzar. “ Darío Páez de San Fernando del Valle de Catamarca. Topógrafo de Mina.

 

«A partir de hoy soy Técnico Universitario de Minas gracias a Dios y con mucho esfuerzo. Tengo muchas sensaciones, mucha felicidad. Quiero compartirlo con mi familia y quiero agradecer a la Universidad de Catamarca y a Minera Alumbrera que nos dio esta posibilidad de crecer en el ámbito del trabajo. Quiero seguir especializándome y aprendiendo de esta hermosa carrera. Somos de Andalgalá y necesitamos la minería. Muy pocas empresas le dan la oportunidad a sus trabajadores de estudiar y trabajar«. Leandro Cabrera. Andalgalá, Catamarca. Operador de Mantenimiento Mecánico de Concentrador.

Para el dictado de ambas tecnicaturas Minera Alumbrera invirtió $1,5 millón.

Las carreras se cursan en la mina y se llevan a cabo fuera del horario de trabajo en un ambiente pensado y equipado para estudiar. Durante 5 días a la semana los trabajadores dedicaron 2 horas al estudio luego de la finalización de la jornada laboral. Para ello se remodeló el campamento temporario a fin de acondicionar un edificio exclusivo para que funcione el “Centro de Formación y Capacitación de Minera Alumbrera”. El lugar cuenta con 2 aulas para el dictado de las carreras con todas las comodidades y la tecnología necesarias. Además, se equipó otra sala como aula-cocina, con todos los insumos, equipos y utensilios para las clases prácticas de gastronomía.