El Cobre contra la enfermedad

Los Coronavirus son frecuentes en los seres humanos y provocan enfermedad de los sistemas del tracto respiratorio superior e inferior, tales como el resfrío común o la neumonía. Si bien la mayoría de estos virus no generan un malestar severo, ciertos Coronavirus pueden ser letales, como por ejemplo el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por su sigla en inglés), que provocó más de 775 muertes en China en el año 2002-2003. Actualmente, un nuevo Coronavirus, conocido como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), que ha truncado la vida de 175 personas en Arabia Saudita desde el año 2012, apareció recientemente en los Estados Unidos y en mayo se han denunciado dos casos.

Los análisis preliminares realizados por Copper Development Association (CDA) en el año 2010 demostraron que las aleaciones sólidas de cobre desactivan eficazmente en 30 minutos el Coronavirus humano 229E de la cadena ATCC VR-740. Los investigadores prevén que el cobre tendrá un efecto similar sobre el coronavirus MRS puesto que ambos son especies virales con genoma de ARN de cadena sencilla con polaridad positiva.

Los Coronavirus tales como el MERS son transmitidos en el aire a través de la tos o el estornudo, el contacto personal como por ejemplo el saludo de manos con una persona infectada, o el contacto con objetos o superficies contaminadas y tocarse luego la boca, la nariz o los ojos. Si bien el riesgo puede ser reducido tomando medidas preventivas como por ejemplo el lavado frecuente de manos, la investigación de CDA demuestra que las superficies de contacto realizadas en cobre eliminan el Coronavirus humanos al contacto y podría ser una solución real para reducir las infecciones de MERS.

Los análisis de laboratorio realizados por el Profesor C. William Keevil y la Universidad de Southampton en el Reino Unido han demostrado que las aleaciones sólidas de cobre desactivan otros virus, incluyendo la gripe A y norovirus y refuerzan la capacidad única e inherente del cobre de inactivar un amplio rango de virus. Además, se ha demostrado de manera convincente en los estudios publicados sobre la base de la investigación del Profesor Keevil que las superficies de aleaciones sólidas de cobre matan un amplio rango de bacterias, incluyendo el Clostridium difficile y sus esporas.

Recientemente, la investigación de CDA sobre las propiedades antibacteriales del cobre se trasladó del laboratorio a un ámbito clínico de un centro salud donde las superficies comunes de contacto de los pacientes han sido reemplazadas con superficies de contacto de aleaciones sólidas de cobre en tres hospitales de los EE.UU. El resultado fue una sorprendente reducción del 58% en las infecciones hospitalarias en quienes se encuentran en la unidad de cuidados intensivos mediante la mera introducción de aleaciones de cobre en las superficies de contacto frecuente por los pacientes y trabajadores de la salud *.

*C Salgado et al Infection Control and Hospital Epidemiology (ICHE), mayo de 2013, Vol 34, N°5.

Sobre el Cobre Antibacterial
* Los análisis de laboratorio demuestran que, cuando se limpian con frecuencia, las superficies de cobre antibacterial matan más del 99,9% de las siguientes bacterias dentro de las dos horas de exposición: MRSA, Enterococcus faecalis resistente a la Vancomicina (VRE), Staphulococcus –aureus, Enterobacter aerogenes, Pseudomonas aeruginosa, y E. coli O 157:H7. Las superficies de cobre antibacterial son un complemento y no sustituyen las prácticas estándar de control infectológico y se demostró que reducen la contaminación bacterial, pero no necesariamente evitan la contaminación cruzada; los usuarios deben seguir utilizando todas las prácticas corrientes de control de infecciones.

 

Fuente: Copper Development Association
Copper Development Association Inc. es el brazo de los servicios de información, ingeniería, desarrollo de mercado de la industria cuprífera, inscripta para optimizar y ampliar los mercados del cobre y sus aleaciones en América del Norte. Para mayor información, visite nuestro blog o síganos en Twitter.

En un centro oncológico infantil, el cobre evita infecciones

En el Centro Oncológico del Yonsei Severance Hospital, de Corea del Sur, el cobre ayuda a evitar las infecciones.

Allí, las habitaciones cuentan desde hace poco con barandas, canillas y otros elementos hechos con cobre.


El llamado “metal rojo” tiene la capacidad de eliminar espontáneamente virus y bacterias. Eso permite reducir las infecciones intrahospitalarias, habituales en los establecimientos médicos.


Es por intermedio de la minería que el cobre llega así a la gente.
Realizada según parámetros internacionales y de acuerdo con diversas normas de cuidado del medio ambiente, la actividad minera permite, entre otras cosas, mejorar la salud de los niños enfermos.


Fuente: “Centro oncológico para niños mejora la seguridad de sus pacientes con cobre antimicrobiano”.

Prueba clínica del cobre antimicrobiano

Un experimento de la Universidad de Southampton muestra el uso del cobre antimicrobiano y presenta sus propiedades antimicrobianas.

El profesor Bill Keevil, microbiólogo y Director de Salud Ambiental en la Universidad de Southampton, explica cómo se transmiten las infecciones en ambiente hospitalario.

Sabemos que el 80% de todas las infecciones se transmiten por medio del contacto.

Por ejemplo, una mano contaminada infectará al menos otras 7 superficies de contacto, y así sucesivamente.

Es claro entonces que el material de las superficies puede hacer la diferencia.

Sabemos que, por ejemplo, las superficies de acero inoxidable y/o de plástico son superficies duras donde los gérmenes pueden sobrevivir durante semanas o meses.

En cambio, en el caso del cobre, nuestras investigaciones muestran que los gérmenes mueren muy rápido.

Creamos un experimento, donde inoculamos superficies, y comparamos el acero inoxidable con el cobre, y demostramos que las bacterias sobreviven muy bien en el acero inoxidable y mueren rápidamente en el cobre.

Tomamos células de la bacteria MRSA y colocamos 10 millones en la superficie de acero inoxidable y 10 millones en la superficie de cobre.

Al cabo de 2 -3 minutos, las bacterias sobre la superficie de cobre comienzan a morir, y en un máximo de 10 minutos todas las bacterias mueren en la  superficie de cobre.

En cambio, en la superficie acero inoxidable pueden sobrevivir durante día e incluso semanas.

Entendemos que el cobre funciona de diversas maneras, interrumpiendo la bioquímica y la fisiología de las células.

El profesor Keevil expresa las propiedades antibacterianas del cobre se pueden dar en aleaciones de cobre y bronce, que funcionan muy bien para matar la bacteria MRSA y otras súper bacterias.

De hecho, estas aleaciones han sido aprobadas por la Agencia Gubernamental de los Estados Unidos.

 

Asimismo, en un experimento llevado a cabo en el Hospital Selly Oak en Birminghan, Inglaterra, donde todos los equipos y accesorios en una de las áreas médicas fueron sustituidos por superficies de cobre, los gérmenes fueron reducidos en más de 90%, de acuerdo al testimonio del profesor Tom Elliot, consultor en microbiología de los hospitales de Birmingham.

El profesor Tom Elliot, Deputy Medical Director y Consultor en  Microbiología, en University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust, destaca el efecto duradero del cobre.

El experimento demuestra un efecto durante meses, y cree el cobre ayudará a mantener las superficies limpias y permita combatir las infecciones.

Hay actualmente un gran número de hospitales alrededor del mundo que están comenzando a utilizar instalaciones de cobre en sus áreas médicas para intentar hacer frente al problema de las infecciones hospitalarias.

Los picaportes de cobre que evitan infecciones

Las infecciones intrahospitalarias son las causantes de miles de muerte por año en todo el mundo.

Son infecciones causadas mayoritariamente por microorganismos como el MRSA o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina –un tipo de penicilina– y la Escherichia coli.

Pero ese riesgo puede reducirse si se sigue utilizando el cobre en diversos sectores de hospitales y clínicas.

En el Reino Unido, el Trafford General Hospital logró erradicar esas infecciones hace dos años.

Y lo hizo reemplazando el acero inoxidable por el cobre en picaportes, superficies de trabajo y otros objetos y lugares de alto uso. Junto con ello, desarrolló un innovador programa de higiene.

Fuentes

. “Copper fittings help stop MRSA, scientists say”, en

http://www.bbc.co.uk/news/health-15134986

. “El cobre para la salud y la higiene”, en

http://www.eurocopper.org/cobre/saludyhigiene.html

El cobre y la corrosión

No existe un metal que sea plenamente inalterable.

Sin embargo, el cobre es uno de los más resistentes y por eso se lo emplea en diversos campos: desde utensilios para la atención médica hasta revestimientos interiores y exteriores, y desde cañerías y cables hasta  teléfonos celulares.

Una degradación

La corrosión es una degradación que sufren los materiales a lo largo del tiempo. Las razones de esa degradación son múltiples y tienen que ver con la agresión que produce el medio ambiente: el aire, la humedad son solo dos de ellas.

La corrosión lleva aparejada la modificación del estado de la superficie del material y su apariencia.

Marcada resistencia

El cobre es marcadamente resistente a la corrosión y brinda esa resistencia a todas las aleaciones que cuentan con ese metal como elemento principal. Ello sucede, por ejemplo, con el bronce, una combinación de cobre y estaño.

Tanto el cobre como el oro se encuentran en estado nativo en la naturaleza. Es decir, en estado metálico puro no combinado. Sigue leyendo

El cobre para la salud y la higiene

Muchos milenios antes de que se descubrieran los microorganismos, los egipcios, griegos, romanos y aztecas usaron ciertos preparados basados en el cobre para aliviar los dolores de garganta y las erupciones cutáneas, así como en la higiene cotidiana.

Por ello, el cobre está históricamente asociado a la salud.

En el siglo XIX, con el hallazgo de la relación entre los gérmenes y del desarrollo de determinadas enfermedades, los científicos comenzaron a comprender las propiedades antimicrobianas del cobre.

En la actualidad, ese elemento natural se emplea en la industria farmacéutica para producir antisépticos y antifúngicos, dispositivos médicos y productos de higiene oral.

También se lo utiliza en la distribución de agua, en la ventilación y en los sistemas de aire acondicionado.

En hospitales y edificios

Los estudios más recientes, muestran que el cobre puede tener un papel central en la reducción del riesgo de transmisión de gérmenes presentes en hospitales y clínicas, edificios públicos y plantas de tratamiento de alimentos.

Se sabe que el 80% de las enfermedades infecciosas se transmite por contacto.

Entre los microorganismos, los que más frecuentemente aparecen relacionados con las infecciones intrahospitalarias son el MRSA o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina –un tipo de penicilina–, la Escherichia coli, la Klebsiella pneumoniae y la Clostridium difficile.

Con pruebas

La University of Southampton, del Reino Unido, llevó adelante una investigación de laboratorio con un equipo dirigido por el profesor Bill Keevil, sobre la supervivencia del MRSA en las superficies.

El estudio confirmó que el cobre puede desempeñar un papel central para combatir las infecciones generadas en un hospital.

En sus ensayos, los estudiosos compararon los niveles de supervivencia de depósitos de MRSA en un entorno seco de acero inoxidable, que es el metal más comúnmente usado en las instituciones de asistencia sanitaria, contra una amplia variedad de aleaciones de cobre.

Los resultados mostraron que los estafilococos resultaron completamente desactivados después de 90 minutos en el cobre, y 4,5 horas en el latón, una aleación de cobre y zinc.

En cambio, no fueron afectados en absoluto por el acero inoxidable.

Esto llevó al profesor Keevil a la conclusión de que “el uso de aleaciones de cobre en aplicaciones como manijas, carretillas o cualquier otra superficie de trabajo, podría reducir considerablemente la presencia de MRSA en los hospitales y podría reducir así el riesgo de contaminación cruzada entre empleados y pacientes en las unidades de cuidados intensivos”.

Infecciones evitables

De acuerdo con las comprobaciones hechas por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea, cada año se generan tres millones de de infecciones en los establecimiento sanitarios de Europa, que causan cerca 50.000 muertes.

Y si bien no todas las esa infecciones son evitables, según la National Audit Office del Reino Unido, el consenso profesional es que ellas podrían reducirse en al menos un 15%.

Las pruebas científicas evidencian que las propiedades antimicrobianas del cobre pueden inhibir los patógenos más importante para la sanidad pública, incluidos el MRSA y el Clostridium difficile, dos organismos causantes de infecciones intrahospitalarias; y la Escherichia coli y las bacterias que provocan la Enfermedad del Legionario o legionelosis, que afecta a los pulmones.

El cobre también demostró que es un potente desactivador del virus de la Gripe A. Por eso mismo, podría aminorar el riesgo de una epidemia de gripe aviar.

Fuente

. “El cobre para la salud y la higiene”, en

http://www.eurocopper.org/cobre/saludyhigiene.html